7. ¿La Biblia es la voz de Dios? Primera Parte

Michel Biblia-0012

¿Y qué si llega mi hora de morir y no he creido en Cristo? Todos creemos en algo ¿no tengo derecho a creer en otra cosa que no sea Cristo para ser salvo? Tengo una vida virtuosa pero no sigo la religión cristiana, ¿eso significa que no tengo derecho a ir al cielo? ¿Qué tal si no nací en un país donde se habla de Cristo? Yo venero a los santos y las vírgenes y me han dicho que eso es suficiente para ser salvo e ir al cielo, ¿es verdad? Voy a la iglesia todos los domingos y doy limosna, ¿por qué he de ir al infierno? ¿No te parece injusto que el ser humano no pueda elegir a su Dios, es Cristo o es Cristo… y si no me gusta Cristo?

 

Todas estas preguntas son perfectamente válidas para una persona con una mente activa y que funciona a la perfección, una mente lógica puede generarlas sin problema alguno e incluso es sano que un ser humano se cuestione este tipo de cosas. Muchas personas piensan que la fe está peleada o es contraria a la acción racional de la mente humana, se dice que quien tiene fe es irracional o no piensa lógicamente, sin embargo la Biblia misma dice que hemos de amar a Dios con TODA nuestra mente. Esto implica que le demos una buena pensada a la decisión de seguir a Dios como a lo largo de nuestra vida. Ahora volvamos a las preguntas.

Yo podría contestarlas desde mi perspectiva y mi experiencia sobre Dios, la manera en que lo he vivido y lo he aplicado en mi vida como el factor regente de mi desarrollo espiritual, pero es mucho más valioso que lo respondamos desde lo que Dios mismo dice acerca de esto. Para esto necesitamos un camino lógico:

1. Primero que nada es necesario que sepas que Dios existe. ¿Crees que hay un Dios? Hay evidencia en la mismísima naturaleza de que Dios existe como el principio de todo, como el creador de las cosas. Es ilógico pensar en que las cosas se hicieron a sí mismas, que por casualidad se generó la vida, la inteligencia, los diseños de la naturaleza, la luz, el movimiento, el tiempo. Si tú crees que existe Dios entonces también le consideras un Dios poderoso.

2. Si Dios es poderoso y capaz de crear todas las cosas que existen, incluyendo nuestra vida, entonces Él es el ser más poderoso de la existencia. No sólo eso, sino que como creador, Dios es el propietario del universo y todo lo que existe en él. Él es el Soberano del universo. Soberano significa que es quien toma las decisiones aquí. Es el Rey, lo que Él dice es lo que se hace, su poder lo convierte en el Dueño de Todo.

3. Si Dios es el dueño de todo, también es dueño de la vida, de los seres vivientes entre los que nos hallamos nosotros. Dios es capaz de influir en nuestras existencias, puede darnos o quitarnos la vida, puede orientar nuestro camino y transformar nuestro carácter y nuestro camino de existencia. Él es quien conoce nuestros cuerpos y nuestras mentes como para influir en ellas. Puede crearnos, entonces también puede destruirnos. Pero no quiere, quiere que vivamos, para eso nos creó.

4. Si nuestra vida depende de Dios entonces tenemos que reconocer que las acciones de la humanidad pueden ser influidas por Dios al grado que, metafísicamente (más allá del terreno físico), Dios pueda generar toda clase de fenómenos en la existencia humana. Esto incluye la escritura milenaria de los testimonios acerca de la búsqueda de Dios y los resultados de aquellos que lo han experimentado: la Biblia.

CONTINUAREMOS CON LOS SIGUIENTES PUNTOS EN LA PARTE 2

 

Otros artículos