31. ¿Existe el infierno?

suffering

El verdadero infierno está en la Tierra. No recuerdo a quién le escuché semejante afirmación, supongo yo que como colofón de una vida de sufrimiento y llena de mala suerte, un sitio pues, de tormento; pero también hay quiénes piensan que esto es verdadero en el mundo espiritual. Se cree que existe el infierno en la Tierra y que de aquí somos rescatados para pasar al cielo a estar en vida por la eternidad. La verdad es que el tema infernal es evadido por la mayoría de las personas, cristianos  o no.

 

Leamos:

SAN MARCOS 9:45 (RVR60)

Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado


El Señor Jesús en varias ocasiones hace alución al infierno como un sitio de tormento, ardiente, con fuego abrazador y eterno. Su enseñanza está sustentada en evitar ir al infierno y en vez de eso disfrutar eternamente de Dios en los cielos. Su sacrificio, su humillación al hacerse humano, ser torturado y finalmente morir en una cruz siendo inocente, tienen que ver con el plan divino de evitar que vayas a ese lugar penosamente célebre llamado infierno. Un sitio donde se hacen presentes, en las palabras de Jesucristo: "el lloro y el crujir de dientes", un lugar terrible en el cuall nuestra alma, alejada de Dios, se revuelve en sus propias miserias.

Es un lugar físico afirman muchos, otros dicen que es espiritual, que es un sitio para que habiten las almas que han decidido menospreciar a Dios, otros afirman que es una figura literaria y hay otros que dicen que es un cuento de hadas. Yo, por lo pronto, he decidido reconocer que Dios existe. Si es así, entonces Él es mi creador, le debo mi existencia, y al ser así, estoy de su lado, le creo lo que dice. Dios dice que ahí está el infierno y que hay que andarse con cuidado al respecto. Por mi parte, mejor me le creo al dueño del universo y busco el rescate magnífico de aquel que es hoy mi rey y mi Señor: Jesús.

Imagine: si cuando anda usted triste o deprimido, se siente al borde de un abismo y siente toda esa agobiante presión que implica estar lejor de Dios, ahí, como en el estómago, como en la mente, como en el alma, entonces ¿qué pasaría si esa profunda tristeza, soledad, presión, angustia, tormento lo sientese todo junto en un mismo tiempo y sin medida, es decir, no un poco sino TODA la angusta, todo el tormento, toda la soledad de la que es usted capaz en el mismo instante? Claro, sería insoportable y pediría a gritos la muerte. Ahora imagine que la muerte no llega, sino que esto se repite permanentemente sin descanso por toda la eternidad.

Busque a Dios. En Él hay buenas noticias para usted.

Otros artículos