58. ¿Qué hay después de la muerte?

 

Básicamente, una nueva vida. Sólo que se trata de una vida mucho más intensa que la que tenemos actualmente, infinita, no tiene límite alguno y lo más importante, es el momento culminante de toda existencia debido a que finalmente estaremos en la presencia poderosa de Dios. Tenemos que aclarar varios puntos interesantes: la vida no es la mismo que la existencia. Si hacemos esta distinción podemos entender de una manera más clara este tema tan complejo.

Veremos entonces la existencia como esa trascendencia de todo ser espiritual que es estar en el aquí y el ahora en todo momento. Es absoluto. Sí, es absoluto. Nuestro espíritu resulta ser eterno, lo único que hay que definir ahora es que calidad de existencia deseamos para nuestro espíritu: la vida o la muerte. 

S. Mateo 25:46 (RVR60)

E irán [unos] al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Vamos aclarando: la vida y la muerte son una calidad de la existencia, siendo la vida el momento gozoso y maravilloso de compartir la eternidad con nuestro creador, siendo Él la luz de nuestra vida con su majestuosa presencia. Esto es la plenitud máxima de la existencia.

La muerte eterna por el contrario es la separación de nuestro espíritu con su Creador. Esta separación en sí misma es un verdadero tormento para todo espíritu, más aún la Escritura habla de un castigo eterno para el espíritu que en la vida física no haya seguido la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. 

Último punto de aclaración: mi espíritu soy yo, su espíritu es usted mismo, es donde se aloja nuestra conciencia con todo lo que esto significa, no es algo ajeno a nuestro ser, a veces pareciera que esperamos que nuestro espíritu sea ajeno a nuestra conciencia, nada de eso. Nuestro espíritu ES nuestra conciencia misma. Así que lo que sienta nuestro espíritu será lo que sienta nuestra conciencia. Lo que viviremos en la eternidad de nuestra existencia es algo que depende de las decisiones y acciones que tomemos en nuestra vida física. Por eso es tan importante que consideremos lo que hacemos acerca de Jesucristo. Siguiendo el consejo de la Biblia, lo que tenemos que hacer al respecto del Hijo de Dios es reconocerle como Señor y convertirlo en el líder de nuestra vida física, esto nos llevará a la vida espiritual eterna. 

Le recomiendo leer esto para aclarar este último punto. Dios le bendiga.

Si tienes más dudas, te ruego escribirme: yocreo@comoesdios.com

 

 

Otros artículos