60. ¿Es pecado bailar, fumar y beber alcohol?

Muchas, pero muchas personas en el mundo suelen considerar que ser cristiano, convertirse al evangelio, convertirse en aleluya, aceptar a Cristo, volverse protestante, o ser hermano separado (como suelen llamarnos en la Iglesia Católica Romana), es un tremendo sacrificio en cuanto a los placeres de la vida. 

Se piensa que en nuestra iglesia cristiana, protestante o evangélica prohibimos a nuestros discípulos o participantes toda clase de cosas buenas que la vida tiene. Esto es verdad, pero a medias. Quisiera aclarar algunas cosas aquí, que nos pondrán en la perspectiva bíblica acerca de los placeres de la existencia. Aclaro: esto podría ser doloroso para algunos y escandaloso para otros. 

Sigue leyendo

Otros artículos

59. ¿El Papa es representante de Dios en la Tierra?

El tema desde hace dos semanas en lo relativo a lo espiritual oscila entre el Papa renunciando y de qué color serán sus zapatos una vez que entre al retiro en su casa de campo. Realmente se ha especulado mucho y se han originado cualquier cantidad de noticias que nos llevan del momento en que plantó cara y renunció a su puesto, hasta el día de hoy en que se comenta todo acerca del cónclave que se llevará a cabo para elegir al sucesor. Mil 200 millones de católicos están al pendiente de lo que pase con la vida de la cabeza de la iglesia, pero ¿quién es el Papa? ¿Qué hace? ¿Porque lo tratan de manera especial? ¿Es representante de Dios en la Tierra? Toquemos el tema.

Sigue leyendo

Otros artículos

58. ¿Qué hay después de la muerte?

 

Básicamente, una nueva vida. Sólo que se trata de una vida mucho más intensa que la que tenemos actualmente, infinita, no tiene límite alguno y lo más importante, es el momento culminante de toda existencia debido a que finalmente estaremos en la presencia poderosa de Dios. Tenemos que aclarar varios puntos interesantes: la vida no es la mismo que la existencia. Si hacemos esta distinción podemos entender de una manera más clara este tema tan complejo.

Sigue leyendo

Otros artículos

57. ¿Los cristianos debemos sufrir? Segunda Parte

Este artículo tiene una primera parte (PARTE 1), en la que hacíamos un ejercicio de pensamiento para entender cómo es que Dios valora el sufrimiento como la parte de un proceso de profundización en el compromiso, la obediencia y el amor a Él. Pero también mencionábamos que la respuesta a la pregunta era Sí y No. Esto quiere decir que, fuera de ese fin último tan valioso que es estrechar la relación con Dios y el crecimiento profundo de nuestro propio ser espiritual, Dios no busca que suframos. ¿Cómo es esto?

Sigue leyendo

Otros artículos

56. ¿Los cristianos debemos sufrir? Primera Parte

Parecerá ambigua mi respuesta, pero es lo cierto: sí y no. A ver, aclaremos esto un poco. Es necesario decir, primero que nada, que no se trata de sufri por sufrir. Hay una causa mayor que nos invitará a sacrificar nuestra comodidad, confort o conveniencia por conseguirla. Es la misma idea de un atleta de alto rendimiento. Un hombre o una mujer que se preparan con profundo compromiso haciendo enormes sacrificios en alimentación (estrictas y nada deliciosas dietas), en su bienestar físico (podríamos preguntarles si hay dolor al preparar una olimpiada), o en sus relaciones familiares o sociales (soledad y pocas acciones de socialización). Todo estará vinculado al sacrificio, pero los resultados son tremendamente satisfactorios. ¿En las cosas de Dios vale la pena que haya dolor? 

Sigue leyendo

Otros artículos

55. ¿Se puede nacer de nuevo?

Uno de los olores preferidos de casi toda persona en el mundo es el aroma que desprende un producto cuando es nuevo. Un niño o niña puede quedarse oliendo el penetrante aroma por tiempo indefinido. Un auto pierde su aroma a nuevo luego de un año, cuatro meses y seis días, esto lo sé porque fue decepcionante para mí ese desalmado día en que no disfruté de nuevo aquel delicioso aroma. Lo mismo debería pasar con nuestra vida, nuestra vida debería oler a nuevo sin importar nuestra edad. Deberíamos estar en constante disfrute de la fragancia especial que da lo recién hecho. Deberíamos embriagarnos con la deliciosa sensación de optimismo que genera el olor a nuevo. Deberíamos compartirnos con una gran sonrisa sabiendo que todos están oliendo el nuevo aroma de nuestra nueva vida. La pregunta es ¿tenemos olor a nuevo en nuestra vida?

Sigue leyendo

Otros artículos

54. ¿Las mentiras piadosas son pecado?

El asunto del color de la mentira es un tema que nos ocupa desde hace muchos ayeres. Se piensa, e incluso se fomenta en los niños que el color de la mentira la hace menos pecaminosa o nosiva. Hay quien afirma inclusive que existen mentiras piadosas, mentiras blancas, mentiras amorosas o mentiritas. La verdad es que muchas veces mentimos más por la costumbre de hacerlo que por querer inflingir algún tipo de daño, de ahí que se les nombre mentiritas blancas. Otras veces decimos una mentira como el consabido: ¡Claro, te queda estupendo ese vestido! Cuando en realidad hay lonjas saliendo por todos lados o le desfavorece por completo el modelo o el color, pero aún así no nos atrevemos a hablar con la verdad. Mentiras amorosas. Mentiras piadosas pueden ser aquellas que decimos para no dar una mala noticia o para ganar algo de tiempo hasta que el interesado se entere por cualquier otro medio. ¿Qué dice la Biblia al respecto?

Sigue leyendo

Otros artículos

53. ¿Existieron los Reyes Magos o Santos Reyes?

Pocas, muy pocas emociones se comparan con la que existe en los pequeños el día 6 de enero muy temprano por la mañana. Esta fecha es la que en México, al menos, se lleva a cabo una tradición religiosa cultural a la que nos hemos hecho poco menos que adictos. Mire usted: el día 5 de enero de cada año, por la noche los niños van a sus camas con su cobija enorme y calientita tejida de esperanza. Han escrito durante el día, pero planeado durante semanas, una carta singular que escriben con un destinatario especial, los Reyes Magos. Les escriben haciendo evidente que se han portado perfectamente, que han comido todas sus verduras y que han obedecido en todo a mamá; una vez establecido esto, entonces viene una lista de juguetes que "solicitan" amablemente a tales Reyes, que sean obsequiados a manera de premio gordo. Y empieza la magia.

Sigue leyendo

Otros artículos

52. Navidad, ¿conoce usted al cumpleañero?

IMG_0260

Hace años cuando estudiaba aún en la primaria, recuerdo que mi madre nos tomó un día y nos llevó a la fiesta del hijo de unos amigos de ellos. El cumpleañero no tenía ninguna relación conmigo, se trataba de un comromiso social como al que muchas veces sometemos a nuestros hijos. Era desconcertante estar celebrando el nacimiento de un niño con el cual no tenía lazo alguno. El regalo no había sido escogido por mí, no iba vestido para disfrutar de una fiesta con algún buen amigo corriendo por los espacios de la casa, no había alegría en mi corazón y menos aún podía darle un abrazo sincero de felicitación. Veía la fiesta como ajena a mí. Veía que había alegría y risas, pero la incomodidad no me abandonaba, había enorme cautela en mi corazón y lo único que deseaba era regresar a casa. Esa no era una posibilidad. De pronto todo cambió. Vi a un amigo mío, ¡ahí corriendo entre los asistentes!

Sigue leyendo

Otros artículos

51. ¿Por qué se hace fiesta en navidad?

Muchos de las personas que conozco celebran la navidad con bombo y platillo, suele ser que se dan y se reciben muchos regalos, abrazos y buenos deseos. La navidad indica que ha llegado el tiempo de hacer fiesta, de ir de vacaciones, de disfrutar a la familia y de recibir más dinero del que se esperaba por lo negocios y por el trabajo. La fiesta es mundial, gran parte del mundo celebra la navidad incluso cuando no signifique nada para la religión que se profese. Por años, las marcas más importantes del globo como las refresqueras, la comida, los autos, la moda, han tomado la navidad como el pretexto ideal para recibir un enorme botín de parte de los compradores. ¡Hay alegría hasta en los osos polares, renos, pingüinos y demás fauna polar! Cae nieve (al menos en los países norteños), y los panoramas son espectaculares para aquellos que vivimos de tomar fotografías. El optimismo es arrebatador y todos podemos sentir que el universo entero comparte nuestra felicidad. Esto, ¿será bíblico?

Sigue leyendo

Otros artículos