50. ¿Qué es amar?

Tema vital. La Biblia afirma que Dios es amor. Pareciera entonces que el amor es algo mucho más grande que una simple emoción humana. Hemos aprendido en la cultura que vivimos que el amor es un resultado emotivo que espera la conveniencia del conocimiento de aquel a quien amamos. Se cree que hay que hacer un proceso más o menos como sigue: Me gustas, me interesas, convivimos, te quiero, te amo, formalizamos nuestra relación, hacemos una familia. "Te amo" queda resumido a uno de los pasos de este proceso. Aprendemos esto a través de los caminos de comunicación que utilizamos como cultura: en las películas, en la familia, los amigos, en la literatura, en la escuela y ¡hasta en la iglesia! Pero esto no es bíblico.

Sigue leyendo

Otros artículos

49. No me gusta la religión, ¡no quiero ir a la iglesia!

Primero que nada veamos que se trata de dos cosas distintas. Una religión, palabra que se deriva de RELIGAR (volver a ligar), es una institución humana, diseñada por humanos, imperfecta por lo tanto, que tendrá errores humanos, manías humanas y que buscará el bien humano. Está diseñada para buscar los caminos ideales para reencontrarse con Dios. Propondrá los caminos más sutiles y los más estrafalarios para acercarse a Dios. Pero lo más importante es que es un diseño HUMANO. La iglesia de Cristo no.

Sigue leyendo

Otros artículos

48. Tips para discipular

Suelo pensar que el discipulado es una de las cosas que más bendiciones traen a quien aprende pero más aún a quien enseña. Me pregunto entonces por qué será que las iglesias tienen su talón de aquiles en el discipulado. Quizá sea porque no se entiende muy bien qué es esto, pero también podría ser por falta de consejo al respecto de los primeros pasos en esta actividad encargada directamente por el Señor Jesús antes de irse. Definamos.

Sigue leyendo

Otros artículos

47. ¿Por qué no lloran los cristianos?

Sadness, tristeza

Bueno, sí lloramos. Lo que quizá podemos decir es que no nos quedamos en el llanto tanto tiempo. La Escritura incluso dice que el Señor Jesús lloró en el episodio en el que se narra la resurrección de su amigo Lázaro:

San Juan 11:35 (RVC)

Entonces Jesús, al ver llorar a María y a los judíos que la acompañaban, se conmovió profundamente y, con su espíritu turbado,dijo: «¿Dónde lo pusieron?» Le dijeron: «Señor, ven a verlo.»Y Jesús lloró. Los judíos dijeron entonces: «Miren cuánto lo amaba.»

Eso. En el amor hay emociones que pueden llevar al llanto. Sigue leyendo

Otros artículos

46. ¿Qué espera Dios de mí? Segunda Parte

Continuemos con las cinco fases que hemos de considerar para entender qué es lo que Dios espera de nosotros. Antes de continuar le recuerdo que puede contactarme a través de: yocreo@comoesdios.com , exprese sus dudas, todo es absolutamente confidencial. Gracias. Adelante con la lectura.

Sigue leyendo

Otros artículos

45. ¿Qué espera Dios de mí? Primera Parte

Hay varias muchos seres humanos, personas comunes y corrientes como usted o como yo, que han dedicado su vida a servir a Dios. Su servicio es profundo y desinteresado, lleno de amor y respeto por Dios. Hay otros, los menos gracias a Dios, que han dedicado su vida al "servicio a Dios" pero en una situación muy diferente. Su servicio es superficial, interesado en su propia comodidad y termina siendo irrespetuoso delante de Dios. Lo peor de todo es que alegan que han servido a Dios de manera fiel. Tal vez sea ignorancia, bien dijo el Señor Jesús:

S. Marcos 12:24 (RVR60)

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: ¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios?

Quizá. Pero la gran pregunta que todos los que deseamos servir a Dios es la siguiente: ¿Qué quiere Dios de mí?

Sigue leyendo

Otros artículos

44. ¿Hay una Ley de Oro?

El Señor Jesucristo enseñó durante su estancia en la Tierra que no había nada más importante que amar a Dios. Pero luego colocó una tarea impresionantemente difícil en nuestras manos. Primero que nada, hemos de reconocer que amar a Dios no es, o al menos no debería ser tan complicado. Es un ser de bondad absoluta, de amor absoluto, de justicia absoluta, que aparte es quien nos creó y a quien debemos la existencia; por un mero sentido de gratitud deberíamos amarle con profundo amor sincero. Amar a Dios, que es perfecto, podría ser una tarea fácil, aunque… Bueno, muchas veces no es una realidad en nuestra vida.

Sigue leyendo

Otros artículos

43. ¿Por qué he de dar diezmo?

coins, monedas¿De qué le sirven los diezmos a Dios? La verdad es que de nada. La idea de dar el diezmo para el Señor no tiene nada que ver con Dios sino con nosotros como seres humanos. Tiene que ver con nuestra disciplina y con el autocontrol de nuestros deseos. Alimenta más al crecimiento de nuestra vida espiritual que a los siervos de Dios. Hace crecer nuestro compromiso con Dios y con todos los que nos rodean, más que forzar el cumplimiento divino de su promesa de otorgarnos bendiciones. Dios no es un genio de la lámpara maravillosa que está a nuestra disposición para cumplir nuestros deseos. Dios es el ser más poderoso del universo y el propietario de todo lo que existe. Eso de entrada.

Sigue leyendo

Otros artículos

42. ¿Por qué hay pruebas en la vida?

Por Pbro. David Silva Basurto

Las pruebas en la vida cristiana presentan una paradoja: gran alegría y sin embargo, evidente aflicción. Leamos:

1 Pedro 1:6 (DHH)

Por esta razón están ustedes llenos de alegría, aun cuando sea necesario que durante un poco de tiempo pasen por muchas pruebas. Porque la fe de ustedes es como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego. La fe que resiste la prueba vale mucho más que el oro, el cual se puede destruir. De manera que la fe de ustedes, al ser así probada, merecerá aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo aparezca.

Sigue leyendo

Otros artículos

41. ¿Todos son cristianos en las iglesias?

No.

Cuando nos enfrentamos a una comunidad religiosa, hemos de suponer que no todas las personas que participan ahí o asisten ahí, confiesan la misma fe. Hay muchas razones por las que una persona puede pertenecer a un grupo y no compartir sus valores, sus creencias o su fe. Entre tantas, la más común es que se trate de personas que nacieron de un matrimonio que ya pertenecía a esa iglesia. El pequeño vástago va creciendo y siendo educado en las cosas que el grupo valora y practica, pero quizá no las crea.

Sigue leyendo

Otros artículos