24. ¿Qué es el Fruto del Espíritu?

Un fruto es aquella porción de la planta que permite que se le consuma, que se le distinga con facilidad y sobre todo que se multiplique (debido a la semilla que en muchas ocasiones se halla en él). El fruto, su nacimiento y desarrollo, representa el momento esperado por el sembrador, implica que se está llegando al momento de obtener provecho de lo sembrado y más aún, disfrutar de sus beneficios.

GÁLATAS 5:22 (RVR60)

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Sigue leyendo

Otros artículos

23. ¿Qué significa tener la paz de Dios?

Nos hemos referido a diversidad de temas que están relacionados entre sí. Pero el tema que mayor relación tiene con los demás es la paz. La paz con Dios es el punto de partida para infinidad de promesas que se han de cumplir tarde o temprano por parte de Dios. La paz con Dios da rumbo a nuestra felicidad; es la paz con Dios, su paz, la que nos protege del daño causado, en circunstancia de pecado, por las problemáticas de la existencia. Dije bien: nos protege. ¿Cómo es esto?

Sigue leyendo

Otros artículos

22. Paz, ¿a pesar de todo?

La paz tiene como significado básico "la ausencia de guerra, de conflicto, de crisis", pero la paz dentro de las cosas que interesan a la vida espiritual del ser humano tiene un significado mucho más profundo e impactante.

La paz para Dios resulta ser mucho más trascendente y valiosa de lo que nosotros imaginamos, se trata de un sentido profundo de felicidad para nuestras almas. La tranquilidad con que nosotros podemos enfrentarnos a los sinsabores de la vida no tiene comparación con violencia alguna, conflicto alguno o crisis por enormes que sean.

Sigue leyendo

Otros artículos

21. ¿Humildad o humillación?

Hace mucho tiempo escuchamos que es necesario que nos acerquemos al Señor en humildad, pero pocas veces sabemos a ciencia cierta de qué se trata este asunto. Inclusive, muchas veces imaginamos que el término humildad suena a humillación, inclusive en muchos cultos al Señor se nos llama a eso: a humillarse.

La humillación como tal ha tenido, por muchos años ya, un sentido peyorativo en el que suponemos que hay un ser que, sin ser más grande que el otro, prentende serlo y siente que tiene el derecho a someter al otro. Muchas veces se ha utilizado la violencia para conseguir el sometimiento del otro, pero incluso puede llevarse a cabo a través de sutilezas, como las palabras o las emociones. Las palabras humillantes hacen que el prójimo se sienta menospreciado y muchas veces reconozca su condición natural "más baja" que su sometedor.

Sigue leyendo

Otros artículos

20. ¿Enojarse es pecado?

irritable condition

La irritabilidad es esta condición en la que nos sepultamos sometidos a nuestra frustración e ira. Andamos por la vida con un panorama oscuro en el que cualquier detalle fuera de nuestro gusto o nuestro control, nos lleva a episodios ridículos y melodramáticos en el que el somos afectados todos: el irritable y sus allegados. Qué terrible es observar a personas que son consumidas como a fuego lento por esta condición emocional. En poco tiempo la irritabilidad nos sumerje en problemas de toda índole. Pero es inevitable, podrá usted decirme, es mi carácter, ¡así nací!

Nada de eso, la irritabilidad es sumamente dañina pero es absolutamente controlable desde nuestro espíritu. De hecho, este sistema de vida puede convertirse en una condición de salud mental en la que hay que medicarse bajo la supervisión de un especialista.

Sigue leyendo

Otros artículos

19. ¿Cómo orar poderosamente?

Nuestra forma de amar debe cambiar, de pasiva a activa. De desinteresada a interesada. De sometida a comprometida. De reaccionaria a revolucionaria.

Sigue leyendo

Otros artículos

18. ¿Cómo debemos orar?

Humildad

La oración es un ejemplo de lo que llaman los estudiosos medios de gracia. Significa que son aportaciones de Dios a nuestra relación con Él, de manera que la vida tenga facilidad en Su presencia. Este medio es la manera más eficaz de buscar comunicarse con el Señor y traer hasta Él nuestras peticiones, pero también nuestros agradecimientos. Acerca de la adoración el Señor Jesús instruye que se haga en ESPÍRITU y en VERDAD, en la oración no es diferente.

SAN JUAN 4:24 (RVR60)

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Sigue leyendo

Otros artículos

Noticia Buena

¿Puede usted reconciliarse con DIOS?

¿Siente que algo falta en su vida y está en la búsqueda de ese "algo"?

¿Le gustaría tener una segunda oportunidad en su vida e intentarlo de nuevo?

¿Le parece que las religiones son ficticias pero siente que hay un Dios y que hay que hacer algo para conocerle?

¿Cree usted que la vida es para algo más que satisfacer sus necesidades más básicas?

¿Usted considera que Dios es real pero que no está dispuesto a nada con nosotros?

¿Usted ha asistido a una iglesia por años pero no le ha dejado nada nuevo?

¿Piensa que es imposible ser santo?

¿Huye usted de Dios?

 

BUENA NOTICIA

Usted es el perfecto prospecto para hacerse de una nueva identidad avalada por el mismísimo Señor del Universo, el Creador de todo lo que existe. Esta nueva identidad es impresionantemente real, a mí me transformó mi existencia completamente. Le invito a leer la buena noticia y a que considere seriamente tomar las riendas de su vida para tomar UNA sola decisión que modificará toda su existencia para bien de usted y de los suyos. Permíteme tutearte ya que pronto serás mi hermano o hermana.

 

Una sola decisión: SIGO A DIOS O NO.

Si decides NO SEGUIRLO te invito a que recapacites, quizá más adelante en tu vida, y busca reconciliarte con Dios. Tu alma lo necesita, sin Dios está muerta.
 

Si decides SEGUIRLO. Entonces te pido que sigas los siguientes pasos que te guiarán a sellar un compromiso con tu Creador:

 

1. Reconoce que has ofendido a Dios con tu pecado. Todos somos pecadores y ofendemos a Dios constantemente, reconocerlo es el primer paso porque Dios prefiere a los que se arrepienten de corazón. Uno sabe cuándo ha pecado y también sabe cuándo está honestamente arrepentido.

2. Pide perdón al Señor. A veces pensamos que tenemos que confesarnos con otro hombre igual que nosotros, pero esto no tiene sentido, no es a ese hombre al que hemos ofendido sino a Dios, así que habla con Dios, él está ahí y te escucha a la perfección. Pídele perdón honestamente, si prefieres arrodillarte para hacer esto, está bien.

3. Reconoce que Cristo es tu Salvador. Este punto es clave. No hay manera y repito: NO HAY MANERA de que Dios te ponga a mano con Él, es decir que perdone tus pecados y cambie tu vida si no reconoces que el Señor Jesús (CRISTO) es el que se sacrificó para que puedas acercarte a Dios. Cristo murió para que nosotros no tengamos que morir por nuestro pecado al presentarnos delante de Dios. Por eso es nuestro Salvador y Redentor, nos salva de una muerte segura al enfrentar a Dios y redime (cambia nuestro pecado por inocencia delante del juicio de Dios).

4. Pídele que te adopte como su hijo. Dios se ha llamado a Sí mismo Padre de muchos hijos de los cuales el mayor es Cristo. Gracias a Cristo podemos formar parte de la familia de Dios de manera adoptiva. Esto es por puritito amor. Pide al Señor que te haga un hijo o hija digna de Él y ruégale que transforme tu vida en una vida nueva.

5. Haz lo que te pide. ¿Cómo le hago si Dios no habla? ¡Claro que habla! La Biblia contiene su Palabra Santa, te ruego que la leas y que si de pronto no entiendes alguna parte o te pierdes, PIDE AYUDA. Los que hemos pasado ya por este camino podemos ayudarte, esto significa que podemos orientarte en lo relacionado con nueva vida espiritual. Yo mismo me ofrezco a ayudarte en lo que necesites y en lo que esté en mi capacidad por supuesto. A esto se le llama DISCIPULADO. Sólo tienes que escribirme:

yocreo@comoesdios.com

Soy Míchel Marín, tu hermano (también he sido adoptado como hijo de Dios), y te doy la bienvenida al primer gran día de nueva GRAN VIDA! Un abrazo y bendiciones!

P.D. DISCIPÚLATE!

 

Otros artículos

17. Las pruebas, ¡exámenes sorpresa!

Me gusta la idea de que el Señor sea el dueño del crecimiento. Nadie puede dar el crecimiento más que Él. El crecimiento físico de plantas animales y personas, pero también el crecimiento de nuestro espíritu. Nuestra alma crece bajo su cuidado y halla desarrollo ante su mirada amorosa.

Sigue leyendo

Otros artículos

16. ¿La naturaleza humana es buena o mala?

ROMANOS 5:12 (RVR60)

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Tendemos a pensar que las cosas que hacemos son inevitables porque dependen de nuestra naturaleza humana. Siendo así, y ho habiendo nada qué hacer al respecto, tenemos que no pueden más que ser naturales, ineludibles y moralmente neutrales. Son naturales ciertamente, pero son totalmente eludibles y para nada son neutras. Deje que me explique.

Sigue leyendo

Otros artículos